Con una paleta o depresor, recoge una muestra (del tamaño de media nuez) y colócala dentro del recipiente. Si son heces diarreicas, llena el recipiente solo hasta la mitad.

El recipiente debe ser de boca ancha, con cierre hermético y estéril.